Akane salió del baño con los ojos brillantes como estrellas y una sonrisa deslumbrante que iluminaba su cara. Se acercó a nosotras y nos dijo: ¡He tenido una idea “supernueva”!.   Dentro de poco su madre le enseñará que ese no es el lugar donde arrojar el chocolate...